Con motivo del Día Mundial de los Derechos del Consumidor, la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS), quiere denunciar la comercialización de amplificadores de sonido publicitados y/o etiquetados como audífonos en tiendas y grandes superficies comerciales no especializadas ni autorizadas para su venta y adaptación. Esta situación se está suscitando a nivel de TV como en establecimientos que distan de estar muy lejos de un gabinete audiológico.
Los consumidores están siendo bombardeados con ese tipo de publicidad que es cuanto menos errónea.
La información o el mensaje que debe llegar al consumidor ha de ser fiable y veraz acerca de los productos que adquieren, ya sea a través de plataforma online o en establecimientos.

amplificadores de sonido

Los audífonos son productos sanitarios y se deben tratar como tal. Un hipermercado no es un gabinete audiológico que se atiene a una normativa y no dispone de los medios humanos y tecnológicos para poder efectuar las pruebas audiológicas para poder adaptarlos.
Por lo tanto, esos dispositivos electrónicos NUNCA podrán ser audífonos y tampoco pueden ser tratados como tales. Son amplificadores pero eso no es un audífono.

La denuncia pide que no se publiciten y comercialicen amplificadores de sonido como si fueran audífonos, ya que aquellos no van a dar respuesta a las necesidades de las personas con sordera e incluso, tras un uso prolongado, pueden llegar a ser contraproducentes para la salud auditiva pudiendo en ocasiones tener efectos muy desagradables e irreversibles.

Acerca de esta situación, en 2015, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) emitió un documento informativo alertando de las importantes diferencias existentes entre ambos productos.